Vista de Milan

Si estás pensando visitar la capital de la moda y quiere saber qué visitar, qué hacer y qué ver en Milán, aquí te cuento con lujo de detalles todo lo que hay para hacer.

  • Milán es la capital financiera de Italia
  • Es la capital de la región de Lombardia
  • Históricamente, Roma era la capital política de Italia mientras Milán era la capital económica y financiera

Visitar el Duomo de Milán

Si duda, el Duomo o la Catedral de Milán, no es solo el atractivo más conocido sino el más importante de la capital mundial de la moda. Con 157 metros de longitud y casi 11.700 m2 de superficie, es una de las catedrales católicas más grandes del mundo. Su interior tiene capacidad para hasta 40.000 personas.

Foto de la madonina - Qué hacer y qué ver en Milán
La Madonnina, Duomo de Milán

Es una imponente catedral gótica hecha totalmente en mármol, coronada con una estatua en cobre dorado símbolo de Milán: La Madonina. Su construcción duró 600 años, de 1336 a 1965.

Tiene 135 puntas coronada con una estatua de tamaño natural. En total hay 3200 estatuas.

Si bien es famosa por su imponente exterior, su interior es tan hermoso como su fachada. Desde sus pisos hasta las paredes y el techo son obras de arte delicadamente trabajadas.

Por ser el lugar turístico más visitado de todo Milán, te recomiendo reservar tu entrada con anterioridad. Puedes comprar tu entrada con acceso a la Catedral, la terraza y el museo aquí.

Subir a la terraza del Duomo de Milán

Si lo que quieres es tener una vista increíble de toda la ciudad, desde el techo del Duomo tienes una de las mejores panorámicas que puedes ver de Milán.

Qué hacer y qué ver en Milán - Duomo de Milan

Tienes dos opciones: puedes subir por escaleras o puedes subir en ascensor. (La bajada es por escaleras, si o si).

Si solo quieres subir a la terraza y no te interesa entrar a la catedral o al museo, puedes reservar con antelación tu entrada aquí.

Dato viajero
Si lo que quieres es recorrer todo lo que incluye la visita al Duomo de Milán, te recomiendo este tour guiado con acceso rápido a la catedral y la terraza. Recorrerás la catedral, la terraza y la zona arqueológica con un guía experto que resolverá todas tus preguntas. Luego podrás ir por tu cuenta a visitar el Museo del Duomo y la Catedral de San Gottardo sin tener que pagar entrada adicional.

Pasear por la Piazza del Duomo de Milán

Es el corazón de la ciudad y allí nacen muchas de las calles que llevan a los distintos sitios de Milán. Es una plaza rectangular donde se encuentran los puntos turísticos más importantes de Milán: el Duomo, la Galería Vittorio Emanuele, el Palacio Real de Milán, entre muchos otros.

En el centro de la plaza encontrarás la estatua de Vittorio Emanuele II, primer rey de Italia.

Piazza del duomo - Qué hacer y qué ver en Milán

Además de eso, alrededor de la plaza encuentras cafés, restaurantes y tiendas de todos los presupuestos por si quieres hacer una pausa con vista al Duomo.

Visitar el Palacio Real de Milán

Se construyó en el siglo XII, e inicialmente fue conocido como el Palazzo del Broletto Vecchio. Allí vivieron familias de renombre en su momento en la sociedad milanesa, como los Visconti y los Sforza, y fue durante varios siglos la sede del gobierno local.

Se sabe también que el Palacio Real de Milán recibió personalidades como Napoleón Bonaparte, María Teresa de Austria y varios miembros de la dinastía Saboya (reyes de Italia).

Durante la Segunda Guerra Mundial, su estructura sufrió algunos daños a causa de los bombardeos. Fue reconstruido en 1951 y abierto al público de nuevo.

A partir de ese momento y en la actualidad, el Palacio Real de Milán o Palazzo Reale di Milano es un espacio cultural dedicado a la exhibición de obras y colecciones de todo el mundo (tanto permanentes como temporales).

Entrar al Museo del Duomo de Milán

Después de visitar la catedral y la terraza, el Museo del Duomo de Milán es la cereza del pastel. Allí encontrarás la historia de la concepción, construcción e inauguración de esta obra maestra de la arquitectura.

Caminar por la Galería Vittorio Emmanuele II

En plaza del Duomo de Milán, justo diagonal a la Catedral, encuentras la Galería Vittorio Emmanuele II.

Es una imponente construcción hecha entre 1865 y 1877, y dedicada al primer rey de Italia luego de la unificación en 1861.

Qué hacer y qué ver en Milán - Galleria Vittorio Emmanuelle

Es de una belleza arquitectónica única, y de lo más representativo que puedes ver en Milán.

Son dos grandes corredores perpendiculares conectadas por la famosa y espectacular cúpula de cristal. El piso es un mosaico policromo realizado con diferentes tipos de mármol.

En el interior hay un lujoso centro comercial con las marcas más reconocidas (y caras) del mundo: Gucci, Prada, Luis Vuitton y Versace, entre muchas otras.

Sin duda es un símbolo del glamour y la moda, y una de las tantas razones por las cuales Milán es conocida a nivel mundial como la capital de la moda.

Si eres amante del lujo y tienes una cuenta bancaria sustanciosa, definitivamente este es uno de los sitios que no te pueden faltar por ver en Milán.

Esta galería conecta la Piazza del Duomo con el Teatro alla Scala.

Visitar el Castillo Sforzesco, una de las cosas que ver en Milán

El castillo fue inicialmente como una fortaleza alrededor de 1368. Posteriormente en el siglo XV, fue convertido en el palacio y residencia del Duque de Milán, y luego derribado durante la República Ambrosiana.

El en año 1450 con la llegada de la familia Sforza, se reconstruyó el castillo y empezó a ganar popularidad.

Allí se reunían los miembros de la corte y de la realeza, y asistían con frecuencia personalidades tan importantes como Leonardo Da Vinci. De hecho, fue el mismo Da Vinci quien construyó las murallas del castillo.

En 1800, durante la ocupación francesa en Italia, Napoleón ordenó su demolición.

La última restauración fue hecha en el 2005 para reparar los estragos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial.

Así que si quieres volver al pasado solo por un momento, no te puedes quedar sin ver este lugar tan emblemático para la historia de Milán.

En su interior puedes visitar varios museos (en total son 7) entre los cuales se encuentran el Museo de Arte Antiguo, la Pinacoteca y el Museo de Instrumentos Musicales.

En la parte exterior tiene hay una fuente que iluminan en la noche, e incluso de día, es un espacio perfecto para hacer una pausa. Es una de las cosas que, sin duda, vale la pena ver en Milán.

Pasear por el Parque Sempione, una visita imprescindible que hacer en Milán

Es un pulmón de aire que queda justo al lado del Castillo Sforzesco: son 47 hectáreas de vegetación y un lago artificial.

Construido entre 1890 y 1893 a modo de imitación de los clásicos jardines ingleses, y servía como territorio de caza de los Duques de Sforza. Y en el siglo XIX fue convertido en parque público.

Allí podrás encontrar todo tipo de flora y fauna, estanques y jardines. Verás que es uno de los sitios predilectos donde los milaneses van a tomar el sol, a leer, a hacer deporte o simplemente a descansar.

Fotografiar el Arco de la Paz

Justo al final el Parco Sempione está el Arco de la Paz. Es un arco del Triunfo que encargó hacer Napoleón para celebrar sus victorias, sin embargo no se alcanzó a construir ni cuando fue derrotado.

Se paró la obra hasta la llegada de Francisco I de Austria, quien retomó la obra y la inauguró en 1838.

Alrededor del Arco de la Pace encontrarás infinidad de bares y restaurantes donde podrás degustar la mejor comida italiana, tomarte un coctel o pasar una noche de fiesta en Milán.

Tomarte una copa en I Navigli

La zona de I Navigli fue definidamente la que más me gustó de Milán. (De hecho, por momentos llegué a sentirme en Venecia).

Esa parte de la ciudad recuerda la época en la que Milán quería tener salida al mar (así como lo lees). Se construyeron bastantes canales por toda la ciudad para lograr conectar con el mar, pero evidentemente no fue posible.

A finales del siglo XIX Milán tenía el mayor puerto fluvial de Italia.

El canal que atraviesa la zona fue un proyecto de Da Vinci para transportar los bloques de mármol para construir la catedral.

A partir de 1930 los canales fueron desapareciendo y solo quedan un par de canales navegables en esta zona.

Sin embargo, al borde del canal principal encuentras unos restaurantes deliciosos típicos de comida italiana: ya sea pizza, risotto o pasta. Además durante el verano, es el lugar perfecto para tomarte un refresco mientras disfrutas de una vista preciosa.

Caminar por el Cementerio Monumental de Milán

Aunque puede sonar un poco raro, el Cementerio Monumental de Milán es un museo al aire libre, ya que gran parte de sus tumbas son obras de arte.

Con 250.000 m2, el cementerio no solo tiene una entrada preciosa e imponente, sino que en su interior puedes encontrar esculturas, obeliscos, templos griegos y una capilla, entre muchas otras cosas.

Además de ser un cementerio tan famoso y visitado, tiene una particularidad: tiene una sección dedicada a ciudadanos de la comunidad judía y otros ciudadanos no practicantes de la religión católica.

Además, hay un monumento en mármol dedicado a las víctimas de los campos de concentración durante la segunda Guerra Mundial.

Lógicamente la entrada al cementerio es gratis, pero te recomiendo (por experiencia propia) hacer tu visita con un guía. La razón es muy simple: es ENORME y vale la pena conocer puntos preciosos que son difíciles de encontrar si no vas con alguien que conozca.
Este Tour por el Cementerio Monumental te ayudará a entender por qué es tan famoso este lugar para los italianos.

Recorrer la Piazza Mercanti

La Piazza Mercanti de Milán es uno de los sitios que definitivamente merece la pena ver.

Es una plaza medieval que parece detenida en el tiempo.

Hasta mediados del siglo XX servía a mercaderes de toda Europa para comercializar sus productos. En alguna época fue el centro político y económico de la ciudad.

Actualmente es un punto perfecto para visitar, ya que en sus edificios perfectamente conservados puedes ver parte de la historia de Milán, entre esos el Palazzo della Ragione y la Loggia degli Osii.

Caminar por el Barrio di Brera

El Barrio di Brera es conocido como el más bohemio de todo Milán. Allí encontrarás imponentes edificios y construcciones que datan del siglo XVIII, todo tipo de cafés, cafeterías, restaurantes y tiendas donde podrás comprar tu souvenir.

Por ser un sitio lleno de historia y cultura, te recomiendo una experiencia guiada con un experto que pueda responder tus preguntas y guiarte por las calles de Brera para que no se te quede nada por fuera de la visita.

Visitar la Pinacoteca di Brera

Sin duda alguna, la Pinacoteca di Brera es una parada obligatoria para los amantes del arte.

Este palacio alberga en su interior luna de las colecciones de arte más importantes y destacadas de la pintura italiana.

Dentro de las obras que puedes encontrar, hay piezas de artistas como Rembrandt, El Greco, Carvaggio y Rafael Sanzio.

Sin duda, es un sitio con infinidad de cosas para ver en Milán. Por eso te recomiendo esta visita guiada por el barrio di Brera y su Pinacoteca (incluye la entrada).

Teatro alla Scala de Milán, algo imprescindible que hacer en Milán

El Teatro alla Scala de Milán es sin duda el teatro de opera más famoso del mundo. Inaugurado en 1778, fue construido para reemplazar el antiguo teatro Ducal, destruido por un incendio en 1776.

Sus icónicos balcones en madera forrados en terciopelo rojo, muestran un estilo que refleja la influencia de la opera en las clases altas de la época.

Dato viajero
Y si haces parte de los amantes del arte, no puedes dejar pasar este Free tour del arte por Milán. Será una visita que te llevará a los lugares más representativos y encantadores de Milán, completamente GRATIS!

Ha sido sede de operas representativas de músicos de la talla de Vincenzo Bellini, Gioachino Rossini y Giuseppe Verdi (quien vivió gran parte de su vida en Milán).

En su interior puedes encontrar el Museo de la Scala, donde puedes ver trajes, cuadros, bustos y obras relacionadas con la música y la opera.

Ten en cuenta que al Teatro alla Scala de Milán solo se puede entrar con visita guiada. Puedes hacer la reservación de tu visita aquí.

Visitar la Iglesia Santa María delle Grazie

La Iglesia Santa María delle Grazie es, sin duda, la segunda iglesia más importante para ver en Milán después del Duomo, perteneciente a la Orden de los Hermanos Predicadores. Esta iglesia de estilo gótico es reconocida como una joya arquitectónica y un símbolo importante de la religión católica.

Los trabajos de construcción se iniciaron en 1463. El convento fue terminado en 1469, mientras que la iglesia se terminó en 1482.

Si quieres matar dos pájaros de un tiro, te recomiendo esta visita guiada por Milán + visita a «La última cena».

En 1980 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Es famosa por albergar en su interior una de las obras de arte más importantes del mundo: el fresco de Leonardo Da Vinci «La última cena».

Ten en cuenta que es comprar con antelación la entrada para ver «La Ultima Cena». Puedes reservar aquí tu entrada y con tour guiado (sin colas).

Dónde comer en Milán?

Ristorante al Passeggero: si llegas en tren, es perfecto ya que queda al lado de la Estación Central de Milán. Honestamente me pareció muy buena relación precio-calidad. Aunque es un restaurante chino, la pizza es deliciosa, la pasta es espectacular, pero el risotto es exquisito.

Bar Camparino in Galleria: es prácticamente una institución en Milán ya que lleva abierto desde 1867. Te recomiendo probar la famosa Campari Seltz: un coctel agridulce típico de Milán. Eso si: los precios no son tan cómodos.

Gattullo Pasticceria: es sencillamente espectacular (probablemente una de las pastelerías más famosas de todo Milán ya que abrió sus puertas en 1961). Encuentras absolutamente de todo: sanduches, postres, aperitivos, perfecto para desayunar, almorzar o cenar.

Posts que te pueden interesar

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.