Palacio de Versalles

Visitar el Palacio de Versalles, es, sin duda alguna, una de las excursiones que no te pueden faltar si vas a París. Y es que no es para menos. En el Dominio de Versalles se forjó gran parte de la historia de Francia, de Europa y por ende, del mundo occidental. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, el palacio de Versalles tiene una historia que a veces parece un cuento de hadas, y otras veces, una historia de terror. Y en este artículo te contaré todo lo que necesitas saber para visitar el Palacio de Versalles en un día.

NOTA COVID-19: Conforme a las instrucciones gubernamentales, el Palacio de Versalles, los Jardines y el Dominio de Trianón están cerrados hasta nueva orden. Sin embargo, el parque de Versalles permanece abierto para ciclistas y peatones. Más información aquí.

Dato viajero
Para tu comodidad, hay empresas que proponen tours desde Paris con transporte, entrada y visita guiada incluidos.

Dominio de Versalles

Datos importantes del Palacio de Versalles

  • Está ubicado en Versalles, una municipalidad a las afueras de Paris. Tomando como referencia la Torre Eiffel, queda a unos 20 kilómetros.
  • El Dominio de Versalles completo tiene una superficie total de 8.2 kilómetros cuadrados aproximadamente.
  • Contando los 3 palacios principales, Versalles, el Gran Trianon y el Pequeño Trianon, el Dominio de Versalles tiene una dimension de 67.000 metros cuadrados.
  • Cuando fue inaugurado, el Palacio de Versalles contaba con 300 habitaciones. Actualmente tiene 2.300.
  • El jardín del Palacio de Versalles es uno de los más grandes del mundo con más de 800 hectáreas.
  • La galería de los Espejos donde se firmó el Tratado de Versalles tiene 357 espejos.



La historia del Palacio de Versalles

La historia del Palacio de Versalles es tanto extensa como fascinante, así que te haré un breve resumen.

Guía esencial para visitar el Palacio de Versalles en un día
Palacio de Versalles

Todo empieza en 1623, cuando Luis XIII decide construir un pabellón de caza en la mitad del bosque (todavía existe en la parte posterior del palacio de Versalles). Enamorado del lugar, ordenó construir un «primer palacio», que solo tenía la habitación principal del rey.

Luego, en 1632, Luis XIII decide comprar el Dominio de Versalles que para ese entonces era un viejo castillo con un molino. La idea era demolerlo para ampliar lo que ya había construido, tarea que retomó su hijo Luis XIV, «El Rey Sol«.

Desde 1661 hasta 1715, el palacio de Versalles sufrió una serie de transformaciones que convertirían en uno de los legados más importantes del Rey Sol: entre ellos los pabellones de los Secretarios de Estado y la Capilla Real. A su muerte, las obras que había planeado para el Palacio de Versalles quedaron incompletas, el Dominio de Versalles quedó en el abandono y la Corte del Rey se trasladó a Vincennes antes de volver a París.

Fue Luis XV quién, en 1722, decidió volver al Palacio de Versalles para terminar la obra que habían iniciado sus antepasados. La idea de Luis XV era que Versalles fuera mucho más la residencia del monarca, donde él y su familia se sintieran a gusto. Y así fue.

Y llegamos al momento de máximo esplendor y auge de Versalles: el reinado de Luis XVI y su ostentosa y escandalosa esposa, María Antonieta de Austria. Fue esta famosa pareja quien, entre fiestas, lujos, excesos y excentricidades, convirtió el Palacio de Versalles a lo que es hoy en día.

En esa época, el Dominio de Versalles funcionaba como una ciudad independiente del resto de Francia.

Y fue gracias a la vida de lujos y excesos de la reina consorte y la Corte del rey, las políticas fiscales y la enorme desigualdad que pasó lo que tenía que pasar: en 1789 la familia real es violentamente obligada a dejar el Palacio de Versalles y es llevada a las Tullerías, en Paris, donde son guillotinados.

Claramente el todo Versalles era un símbolo del poder de la monarquía que acababa de caer con la Revolución Francesa, así que en los años siguientes sufrió saqueos y robos hasta quedar cuasi vacío. Las salas, los salones, los aposentos del rey, todas las instalaciones que habían servido para fiestas, reuniones y eventos sociales, quedaron destrozados. Las pérdidas fueron incalculables.

En 1837 fue transformado en un museo. Y aunque ya no volvió a ser el Palacio de Versalles de la dinastía de los Borbones, si fue ocupado: primero por Napoleón III, luego fue el cuartel general del ejercito prusiano en 1870, en 1871, el palacio fue testigo de la coronación del emperador alemán y sirvió de sede de las elecciones de la III y IV República.

Pero tal vez el evento más importante del cual fue sede el Palacio de Versalles fue, nada más y nada menos, que la firma del Tratado de Versalles en 1919, documento que pondría fin a la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad, el Palacio de Versalles sigue sirviendo a la diplomacia francesa: continuamente es sede de reuniones, recepciones y eventos, además de ser uno de los sitios más visitados de Francia (todo el dominio cuenta unos 10 millones de visitantes al año).

Dato viajero
La mejor manera para no perderte un solo detalle de este lugar es con esta visita guiada por el Palacio de Versalles y todos sus dominios.

Qué ver en el Dominio de Versalles: visitas imprescindibles

Palacio de Versalles

Declarado hace 30 años como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en Palacio de Versalles es sin duda uno de los más grandes logros del arte y la arquitectura francesa, teniendo en cuenta que pasó de ser un pabellón de caza a ser la sede de la Corte y el Gobierno Francés en 1682.

Como te contaba, hoy en día cuenta con 2.300 habitaciones repartidas en 63.154 m2. Luego de la Revolución Francesa en 1789, el Palacio de Versalles no volvió a ser residencia real: en 1837 el rey Luis Felipe decidió convertirlo en museo de la historia de Francia. Desde ese entonces, las salas del palacio albergan pinturas y esculturas que representan tanto personajes como lugares y hechos relevantes para la historia del país galo.

Vista del Palacio de Versalles desde los jardines
Estas colecciones enriquecieron sustancialmente hasta principios del siglo XX, cuando se decidió que el palacio volviera a su propia historia y retomara su aspecto de residencia del antiguo régimen.

Galería de los Espejos:

El lugar más importante y emblemático del Palacio de Versalles. Es un opulento cuarto que originalmente fue construido (entre 1678 y 1684) con el objetivo de deslumbrar a los visitantes del rey Luis XIV. Hay que tener en cuenta que en aquella época el espejo era carísimo, por lo que tener un cuarto lleno de ellos era lujo propio de un rey.

Además, el monopolio de los espejos estaba en manos de Venecia, y crear una galería llena de ellos fue una manera de demostrar el poderío de producción de la industria y la monarquía francesa. Por donde lo mires, esta galería está llena de simbolismos, todos encaminados a demostrar el poderío de la corona. Y esto se puede ver en cada rincón de la galería: el techo, las paredes, las esculturas, cada centímetro de la galería transmite lujo, opulencia y poder.

Galería de los espejos, Palacio de Versalles

Mide 73 metros por 10.5 metros, tiene 17 ventanas, 17 arcos enormes de espejo (cada arco tiene 21 espejos para un total de 357), y durante mucho tiempo fue usado para fiestas, bautizos, celebraciones, reuniones reales, etc. Pero su papel más importante fue ser testigo del armisticio que pondría fin a la Primera Guerra Mundial.

En la Galería de los Espejos se firmó en Tratado de Versalles en 1919.

Dato viajero
La mejor manera para no perderte un solo detalle de este lugar es con esta visita guiada por el Palacio de Versalles y todos sus dominios.

Capilla Real de Versalles

Es el lugar a donde acudía la realeza a escuchar la misa. De hecho Luis XVI tenía una tribuna que conectaba con su departamento real, y solo se desplazaba a la capilla para ceremonias y eventos cuando era estrictamente necesario. Uno de los eventos más importantes que presenció la Capilla Real fue el matrimonio de Luis XVI y María Antonieta de Austria en mayo de 1770. Se encuentra actualmente en restauración.

A la derecha de la siguiente imagen puedes ver una parte de la fachada del Palacio de Versalles cubierta por una manta estampada. Ahí es la normalmente la Capilla. Aun no se tiene fecha de reapertura.

Fachada del Palacio de Versalles

Opera Real del Palacio de Versalles:

Es mundialmente reconocida por su acústica perfecta, ya que fue construida completamente en madera y luego fue pintada para parecer de mármol. Tiene una particularidad y es que el piso del nivel de la orquesta se puede elevar hasta el del escenario, así que era fácilmente transformado en sala de fiestas, como para el banquete del matrimonio de Luis XVI y María Antonieta de Austria. Su decoración hace referencia a Apolo y los dioses del olimpo, como muchas de las habitaciones del Palacio de Versalles.

Tiene espacio para 712 personas sentadas, pero una capacidad total de 1.200 personas en total. En la época, la Opera Real del Palacio de Versalles era muy costosa de usar: se necesitaban aproximadamente 10.000 velas solo para su iluminación, así que se decidió que fuera usado solo para eventos exclusivos de la monarquía.

La visita guiada y el audioguía incluyen:

  • El apartamento del Rey
  • El apartamento de la Reina
  • La Galería de las Batallas
  • El apartamento de las hijas de Luis XV
  • Las Galerías históricas
  • La sala del Congreso
  • El salón de las Cruzadas
  • El apartamento de Madame du Barry
  • Salas de Luis XIV
  • Galería de la historia de Palacio de Versalles

Jardines de Versalles

Uno de mis lugares favoritos del Palacio de Versalles sin duda alguna (incluso si en mi visita el clima no estuvo muy a mi favor) y elemento fundamental en esta guía para visitar el Palacio de Versalles en un día.

Si has visto la serie «Versalles» o alguna película que relate la vida del rey de turno que habitaba el palacio, te has percatado de la belleza de los jardines, la perfecta simetría de su arabescos, la manera tan perfecta que cada árbol está milimétricamente ubicado para hacer de los jardines un lugar digno del rey de Francia.

No en vano el jardín del Palacio de Versalles es considerado como uno de los jardines más lindos del mundo.

Foto de los jardines del Palacio de Versalles
Jardines del Palacio de Versalles

Se construyeron por orden de Luis en 1661 y tardaron más de 40 años en ser terminados. En él puedes encontrar todo tipo de arboles, matorrales, fuentes, paseos y esculturas. De hecho, sus 386 esculturas de plomo, bronce y mármol hacen que el Palacio de Versalles sea el museo de esculturas al aire libre más grande del mundo.

Grandes Aguas Musicales de Versalles

Es un espectáculo propio del verano francés. Luego de la primavera y cuando los jardines están en su máximo esplendor, el Palacio de Versalles ofrece un show incredible donde puedes sentirte como un rey, literalmente.

Foto de las fuentes del Palacio de Versalles
Fuente del Palacio de Versalles

El recorrido del rey por los jardines del Palacio de Versalles era una coreografía perfectamente planeada para que él y su corte pudieran apreciar la belleza de los jardines sin perderse de nada. Así que mientras él iba caminando, las 2.000 fuentes que hay en el jardin se iban activando por donde él iba pasando.

Para poder presenciar este espectáculo, debes planear tu visita para los meses de verano y otoño (de junio a noviembre). Normalmente el acceso a los jardines del Palacio de Versalles es gratuito, sin embargo mientras esta activo el espectáculo, la entrada tiene un costo de 9€50 en preventa.

Foto de las fuentes del Palacio de Versalles
Fuentes del Jardín del Palacio de Versalles

Y para completar, este show también tiene su versión nocturna. Las noches de los sábados de junio a septiembre el cielo de Versalles se llena de luces y fuegos artificiales para dar a los visitantes del palacio una noche inolvidable. Las Grandes Aguas Nocturnas empiezan a las 20h30 y terminan aproximadamente a las 23h00. El costo de la entrada es de €28

Gran Canal

Es el estanque artificial más grande del Dominio de Versalles. Durante el verano sobre todo, muchos parisinos van hasta Versalles solamente para hacer deporte en sus parques, y esto incluye deportes acuáticos en el Gran Canal. Puedes alquilar botes para remar, bicicletas acuáticas, o simplemente sentarte en la orilla a refrescarte un poco.

Grand Bassin, Versalles

Museo de las Carrozas

Al frente del Dominio de Versalles se encuentra el Museo de las Carrozas (Galerie des Carrosses), justo al lado de la Academia Ecuestre de Versalles. Allí podrás ver las caballerizas reales, la estatua ecuestre de Luis XIV, así como piezas exclusivas de la historia de Versalles como la carroza fúnebre de Luis XVIII (primer rey de la restauración) o los trineos reales. En mi caso, no me alcanzó el tiempo para visitarla y la verdad no me llamó mucho la atención. La entrada es libre y está abierta de martes a domingo de 12h30 a 17h30.

Dominio de Trianón

A dos kilómetros del Palacio de Versalles queda el Dominio de Trianón, que incluye dos palacios: el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, además de la aldea construida especialmente para la reina consorte, María Antonieta de Austria.

Definitivamente todo el dominio hace parte de esta guía para visitar el Palacio de Versalles ya que te permite conocer cómo era la vida de la monarquía en la época previa a la Revolución Francesa.

El Gran Trianón

Construido en 1687 durante el reinado de Luis XIV como un lugar de recreo y esparcimiento, el Grand Trianon es una versión reducida del Palacio de Versalles. Se encuentra ubicado en los jardines, y originalmente fue concebido para ser la residencia privada del rey.

Grand Trianon, Palacio de Versalles

El Gran Trianón se compone de un palacio cuyo exterior está hecho en mármol rosa, un patio, un conjunto de jardines y varios estanques.

Fue residencia temporal del General Charles de Gaulle, y sirvió para hospedar jefes de Estado durante sus visitas a Francia, como Richard Nixon, Isabel II de Inglaterra y otros.

El Pequeño Trianón

El Petit Trianon fue construido por Luis XV quien ordenó hacerlo como regalo a una de sus tantas amantes, Madame de Pompadour. Aunque no alcanzó a ser terminado durante su reinado; si lo fue durante el de su sucesor, Luis XVI, quien se lo ofreció como residencia a su reina consorte, María Antonieta de Austria.

Petit Trianon – Palacio de Versalles

Esta, aprovecho para personalizarlo al máximo. Hizo construir un teatro y luego lo convirtió en jardín botánico. Y desde que fue inaugurado, se dice María Antonieta pasó gran parte de su tiempo entre fiestas, eventos sociales, y reuniones, siempre con excesos y excentricidades y derrochando todo lo posible.

La Aldea de la Reina

Muy cerca del Pequeño Trianón se encuentra la Aldea de la Reina (o Hameau de la Reine). Como es de esperarse, fue mandada a construir por un antojo de María Antonieta. La reina consorte se encaprichó con un cuadro de un paisaje donde se mostraba una aldea de estilo inglés, y la hizo construir exactamente igual para jugar a las campesinas con sus damas de compañía, ya que se sentía ahogada y cansada de la vida en el Palacio de Versalles.

Aldea de María Antonieta, Dominio de Trianón

Es una casa preciosa, rodeada de jardines, cuenta con un molino, una granja y una pequeña laguna. Aunque es muy poco comparado con el Palacio de Versalles, es un sitio hermoso que vale la pena visitar, sobre todo en primavera. Caminar por sus alrededores es completamente mágico.

Cómo llegar a Versalles desde París

  • En RER: el RER (Réseau Express Régional) hace parte de la red de transporte de la Isla de Francia (Ile de France). Consiste en una red de trenes regionales que conectan la periferia con Paris, y es la mejor manera de llegar al Palacio de Versalles. La manera más sencilla es tomar el línea C del RER (pasa más o menos cada 15 minutos) que te llevará en media hora a la parada Versailles-Rive Gauche. De ahí a la entrada del Palacio son no más de 10 minutos a pie. El tiquete tiene un costo de 4€ para adultos y 2€ para niños el trayecto. No es necesario reservar, pero si así lo prefieres, puedes hacerlo dando click aquí.
  • En tren: Es posible llegar también al Palacio de Versalles en tren. Si estás cerca a La Défense, puedes tomar la línea U del Transilien y si estás por los lados de Montparnasse, puedes tomar la línea N. Ambos te van a dejar en la estación Versailles-Chantiers.
  • Versailles Express: Es una navette o (bus pequeño) que sale desde la Torre Eiffel. Es ofrecido por particulares y generalmente te incluye la entrada al Palacio de Versalles y transporte ida y vuelta. Su costo oscila entre los €40 y €50.
Klook.com

Cómo moverte dentro del Dominio de Versalles

A pie: claramente la opción preferida de locales y visitantes. Ten en cuenta que el Dominio de Versalles como tal es propiedad del pueblo francés, así que mucha (muchísima) gente de Versalles y París va a diaria o semanalmente a hacer ejercicio: ya sea caminar, trotar, correr o montar bicicleta. Así que si te interesa más conocer los palacios por fuera y pasar un día de picnic al aire libre o simplemente conocer, recuerda que es GRATIS mientras no haya espectáculo de Aguas musicales.

En tren: el «petit train» tiene un costo de 8€ por adulto y 6€10 para jóvenes entre los 11 y lo 18 años. Lo puedes tomar en la parte de atrás Palacio de Versalles (por el lado de los jardines) y hace 3 paradas: Gran Trianón, Pequeño Trianón y el Gran Canal. Hace el mismo recorrido aproximadamente cada 15 minutos. Es posible bajarse en cualquiera de las paradas, recorrer un rato y tomar otro tren que pase más tarde. IMPORTANTE: debes guardar tu tiquete para mostrarlo cuando vayas a tomar el tren en cualquiera de las paradas. También puedes recorrer una parte del dominio caminando, y pagar el tren solo de vuelta al palacio, y en ese caso tiene un costo de 4€. Da click aquí para más información.

En carrito de golf: la locación de cada «voiture électrique» tiene un costo de 36€ la hora y 9€ el cuarto de hora suplementario. Caben máximo 4 personas y debes tener licencia de conducción válida en la Unión Europea. A partir de noviembre de 2020, estos carritos están disponibles solamente los fines de semana, festivos y vacaciones escolares. Da click aquí para más información.

Foto del Gran Canal y Jardines del Palacio de Versalles
Gran Canal y Jardines del Palacio de Versalles

Información práctica para tu visita: horarios y entradas al Palacio de Versalles

Horarios

Palacio de Versalles: abierto todos los de martes a domingo. Excepciones: 25 de diciembre y 1 de enero. Horario: de 9h a 15h30. Ultima admisión: 17h. Cierre de venta de boletería: 16h50.

Dominio de Trianón: abierto todos los de martes a domingo. Excepciones: 25 de diciembre y 1 de enero. Horario: de 9h a 15h30. Ultima admisión: 17h. Cierre de venta de boletería: 16h50.

Jardines del Palacio de Versalles: Abierto todos los días salvo si hay mal clima (nieve, vientos violentos, etc). Entrada libre, excepto cuando hay espectáculo de las Grandes Aguas Musicales.

Para entrar al Dominio de Versalles tienes dos opciones: comprar un pasaporte que incluye la entrada a todo el dominio o las entradas individuales, en caso de que solo quieras entrar a uno de los palacios. Puedes comprar tus entradas antes de visitar el Palacio de Versalles en dando click aquí.

Foto de las entradas al Palacio de Versalles
  • El pasaporte en días normales tiene un costo de 20€. Incluye: entrada al Palacio de Versalles, todo el Dominio de Trianón. No incluye entrada al espectáculo de Aguas Musicales. NOTA: en días del espectáculo de Aguas Musicales, este mismo pasaporte tiene un costo de 27€.
  • Entrada al Palacio de Versalles: tiene un costo de 18€. No incluye entrada al Dominio de Trianón. Compra tu entrada en preventa dando click aquí.
  • Entrada el Dominio de Trianón: 12€. No incluye entrada al Palacio de Versalles.
  • Entrada al espectáculo de Grandes Aguas Musicales: 9€50
  • Entrada al espectáculo de Jardines Musicales: 8€50
Todos los tiquetes incluyen visita a los Jardines del Palacio de Versalles y la Galería de las Carrozas, excepto los días de espectáculo diurno o nocturno.

El Palacio de Versalles ha puesto a disposición de sus visitantes una aplicación móvil donde podrás encontrar audioguías en varios idiomas (incluyendo el español), un mapa interactivo para moverte en todo el dominio con geolocalización para que te ubiques permanentemente, y toda in formación necesaria actualizada para el momento de tu visita.

Consejos para visitar el Palacio de Versalles

  1. El primer consejo que te doy antes de visitar al Palacio de Versalles es documentarte muy bien. Ya te pudiste dar cuenta que fueron muchos los «Luises» que pasaron por Versalles, muchos personajes, reinas, reyes, gobernantes, hasta militares. Es uno de los sitios más importantes de la historia de Francia, así que vale la pena dedicar un tiempo previo a empaparte un poco de todo lo que pasó aquí. Te puedo asegurar que disfrutarás mucho más tu visita.
  2. Un consejo para hacer turismo en Francia en general es que siempre estés identificado, es decir, que cargues con tu ID si eres de un país miembro de la Unión Europea. Si no, el pasaporte, sobre todo si vas con menores de edad. La razón es porque en gran parte de las atracciones turísticas los menores entran gratis. Así mismo, hay otras excepciones dentro de las cuales tu podrías beneficiarte.
  3. Si viajas corto de presupuesto, te recomiendo que lleves la comida desde tu hotel/hostal. Dentro del Palacio de Versalles hay restaurantes pero pues creo que no te tengo que decir que el costo no es para nada bajo. En mi caso, yo hice el tour en el tren donde visitamos todo el dominio y en la tercera parada (en Gran Canal) hay unos restaurantes y kioskos de comida rápida bastante accesibles: te recomendaría destinar unos 10€ por persona. Consigues café, goffres, crepes, paninis, sanduches, y claro, panadería francesa.
  4. Para visitar el Palacio de Versalles es ESENCIAL que lleves zapatos cómodos. Incluso si vas a tomar el tren para recorrer el dominio (como hice yo), te puedo decir que al final del día llegas con ganas de meter los pies en agua tibia por un buen tiempo.
  5. Evita visitar el Palacio de Versalles los fines de semana. Recuerda que es la segunda atracción turística más visitada de toda Francia. Ten en cuenta además que para muchos parisinos el plan de ir a Versalles es de todos los fines de semana, ya que pueden hacer deportes de todo tipo completamente gratis.
  6. Compra tus entradas en preventa. No solo evitarás la fila para comprar tus tiquetes sino que además no tendrás problema a la hora de pagar, sobre todo si no vienen de un país dentro de la Unión Europea: en la taquilla solo reciben tarjeta débito y cheques de viajes.
  7. Mi último consejo antes de visitar el Palacio de Versalles (y tal vez el más importante): asegúrate que tu cámara o tu celular tengan MUY buena pila, porque no vas a parar de tomar fotos en todo el día. Aunque encuentras estaciones para cargar tus aparatos electrónicos, te recomiendo llevar una batería portatil. A mi me fue de gran utilidad.

El Palacio de Versalles ha puesto a disposición de sus visitantes una aplicación móvil donde podrás encontrar audioguías en varios idiomas (incluyendo el español), un mapa interactivo para moverte en todo el dominio con geolocalización para que te ubiques permanentemente, y toda in formación necesaria actualizada para el momento de tu visita. Puedes descargar la aplicación haciendo click aquí.

Espero que esta guía para visitar el Palacio de Versalles en un día te sea de utilidad y te ayude a sacarle todo el provecho a tu viaje.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.